Para un servicio policial cercano y al servicio de la ciudadanía – Resolución del Comité Ejecutivo del Efus

Also in... (English),(Français),(Italiano)

Para un servicio policial cercano y al servicio de la ciudadanía Resolución del Comité Ejecutivo del EFUS

Matosinhos, 17 de marzo de 2016

Los representantes electos del Comité Ejecutivo del Foro Europeo para la Seguridad Urbana recuerdan las conclusiones del Manifiesto de Aubervilliers y Saint-Denis, «Seguridad, Democracia y Ciudades», que hacen hincapié en el hecho de que la policía debe ser considerada como un actor relevante en la cadena de prevención, y que las ciudades deben tener un papel de intermediario entre la policía y la sociedad civil para fortalecer las relaciones entre la policía y la población.

Preocupados por el actual clima de tensión social como consecuencia de la crisis económica y financiera, la crisis de acogida de los refugiados, la amenaza terrorista y la crisis de identidad que afecta a varios países europeos, los representantes electos reiteran la necesidad de que los poderes públicos desarrollen un servicio de policía que trabaje para toda la ciudadanía. Además, la policía tiene que disponer de las herramientas y de la formación necesaria para defender los principios de la democracia y garantizar un servicio de calidad al público siendo accesible, sensible, abierta y transparente a la comunidad, como se propone en la doctrina de la policía de proximidad.

Con las recomendaciones publicadas en febrero del año 2016 en el marco del proyecto IMPPULSE, que tiene por objeto reforzar las relaciones entre la policía y el público, EFUS consolidó su doctrina oficial con respecto a la cuestión de las relaciones entre la policía y la población.

Sobre esta base, el Comité Ejecutivo quiere destacar la importancia de:

  • El marco global de acción de la policía y los vínculos con el sistema de justicia penal, por lo que la ciudadanía entienda que el servicio de policía no es el único agente responsable de la seguridad, sino que en realidad es uno de los muchos actores que trabajan para la cohesión social de la comunidad.
  • Fundamentar la doctrina de la acción policial de acuerdo con los principios de la coproducción y de la policía comunitaria para dar respuesta a los problemas cotidianos de la ciudadanía, mediante la promoción de la calidad del servicio y el establecimiento de partenariados con otras instituciones para analizar mejor la delincuencia y las necesidades de la ciudadanía, y para contribuir a una mejor respuesta a estas necesidades.
  • Organizar los servicios de policía a través de un enfoque de abajo arriba, teniendo en cuenta el principio de subsidiariedad, e informar periódicamente a la ciudadanía sobre el estado de la seguridad, todo ello sin dejar de lado las minorías y las personas residentes los barrios periféricos y suburbanos.
  • Desarrollar un servicio de policía que refleje la sociedad, con especial atención a la contratación de policías jóvenes en situación de igualdad de competencias, para ofrecer las mismas oportunidades a todos los candidatos.
  • El papel de intermediario de la ciudad para fortalecer la relación entre la policía y la población, teniendo en cuenta las diferentes realidades legales y culturales en los países europeos. Las ciudades deben estar involucradas en la creación y animación de foros consultivos que representen a la población, que a su vez han de permitir el establecimiento de un diálogo sobre las prioridades de las actividades policiales preventivas. Las ciudades pueden tener igualmente un papel para canalizar la participación de los ciudadanos en la acción preventiva de los servicios de seguridad.
  • Disponer de un servicio de policía que sea visible y claramente identificable por el público, que organice la atención a la ciudadanía teniendo en cuenta las limitaciones geográficas y los componentes sociológicos de la población.
  • Que la policía organice sus unidades de comunicación de manera que su trabajo, en todos los ámbitos pero especialmente en el de la policía de proximidad, esté mejor representado en la prensa y todo lo que producen los medios de comunicación, a fin de evitar que únicamente destaquen las intervenciones de los servicios de seguridad del estilo «lucha contra el crimen» y otros tipos de operaciones sensacionalistas.
  • Que la policía sea capaz de comunicar y dar cuenta de sus acciones regularmente y con transparencia.
  • Capacitar a los agentes de policía mediante cursos sobre materias relacionadas con la gestión de la violencia, técnicas de mediación, técnicas de comunicación y de representación mutua, de conocimiento del territorio y de su población, tanto en la formación básica como en la formación continua.
  • Por último, la cuestión de la evaluación es fundamental. El desarrollo de herramientas de seguimiento cuantitativo y cualitativo de la evolución de las relaciones de la policía y de la población para medir los efectos de los proyectos ya iniciados sigue siendo una prioridad.

————-

Esta resolución se basa en:

  • Las recomendaciones del Manifiesto de Aubervilliers y Saint-Denis «La policía como actor de prevención» (2012).
  • El Código Europeo de Ética de la Policía del Consejo de Europa (véase la Recomendación Rec (2001) 10 del Comité de Ministros a los Estados miembros sobre el Código Europeo de Ética de la Policía).
  • La resolución del Comité Ejecutivo del Foro Francés para la Seguridad Urbana (FFSU) de marzo de 2016 «Para un servicio de policía nacional al servicio de la ciudadanía».
  • El trabajo de las ciudades que participan en el proyecto IMPPULSE (2013 a 2015).
  • Todos los proyectos relacionados con la temática policial organizados por EFUS desde su creación.

 

Descargar la resolución (castillano)

Descargar la resolución (catalán)

2016-03-21

1458550727

10883