Madrid firma la Carta para el uso democrático de la vigilancia por vídeo del Efus

Also in... (English),(Français)

security-cameraConcejala Presidenta de los distritos de Tetuán y Moncloa, Montserrat Galcerán Huguet explica porque Madrid ha tomado esta decisión en la que se compromete a vigilar sobre el respecto de la privacidad y de los derechos fundamentales en el uso de la vídeo vigilancia.

La ciudad de Madrid ha decidido adoptar la Carta para el uso democrático de la vigilancia por video. ¿Porqué ?

Creemos que la carta es un excelente aporte de cara a poder hacer de una herramienta tan poliédrica como la vídeo vigilancia una herramienta que nos ayude a crear ciudades más seguras sin caer en la vigilancia 24h/24 y 7 días a la semana. La criminología liberal realiza un análisis erróneo bajo mi punto de vista, afirma que si se incrementa en el delincuente la certeza de que le cogerán, renunciará a su acción criminal. Y es algo erróneo, no porque lo diga yo, sino que esta concepción parece no tener en cuenta que la delincuencia, en la inmensa mayoría de sus casos, parte de una necesidad por la obtención de recursos en el caso de robos o hurtos. De este modo debemos tener en cuenta que los estudios al respecto de la vídeo vigilancia lo que demuestran es que una vez instaladas las cámaras la tasa delincuencial se reduce en la zona, pero que una vez los delincuentes las incorporan como un elemento más dentro del paisaje urbano, los índices vuelven a sus valores anteriores. Es decir, el problema se desplaza temporalmente a otras calles para posteriormente volver a su lugar original.

No obstante debemos asumir que para la gran mayoría de la población, las cámaras de vídeo vigilancia son un elemento que aumenta la sensación de seguridad subjetiva. Sin embargo, esto no debe hacernos perder de vista que no son un elemento determinante tanto para la prevención como para el esclarecimiento de delitos. Aunque evidentemente en algunos casos proporcionan una cierta ayuda en esta ámbito.

Debemos asimismo tener en cuenta algunos factores: es vital que nosotros como responsables de la gestión y la operación de estos sistemas de vigilancia hagamos todos los esfuerzos necesarios para garantizar que la vídeo vigilancia no constituya una amenaza para los derechos humanos fundamentales, también debemos tener en cuenta que el derecho a la privacidad no desaparece en cuanto salimos de nuestros hogares, de hecho, una de las grandes ventajas de vivir en una ciudad es la capacidad de “perderse” en la multitud.

En definitiva debemos tratar de responder a uno de los interrogantes más difíciles a los que hace frente la sociedad respecto a cuál es el mejor modo de conciliar el ansia de mayor seguridad policial y material de la gente con la necesidad de respetar y proteger los derechos de las personas. En este sentido, tenemos muy presente que la tecnología, como tal, no es un elemento de riesgo, sino el uso que de ella se haga.

Los pocos estudios realizados a la fecha sobre la eficacia de la vigilancia por vídeo han mostrado que los resultados obtenidos con esta tecnología deben correlacionarse con el contexto particular en donde se supone que deben intervenir las cámaras. Esto significa que se tenga en cuenta la naturaleza y la dimensión del territorio vigilado, la población y las necesidades concretas identificadas con una auditoría de seguridad. Expertos y profesionales han reconocido unánimemente que la vigilancia por vídeo no constituye la panacea que pudiera solucionar todos los problemas de seguridad de una ciudad, sino que se la debe considerar como un instrumento entre otros, en el marco de una política global de seguridad.

Uno de los principios que se recogen en esta Carta es el de necesidad, según el cual la instalación de un sistema de vídeo vigilancia no puede constituir un fin en sí mismo. En el caso de Madrid, qué circunstancias y necesidades han llevado a instalar cámaras en el espacio público?

Las cámaras de vídeo vigilancia comenzaron a instalarse en Madrid sobre 2005, en el centro de la ciudad hay 147 cámaras instaladas, el anterior gobierno hizo de esta herramienta una de sus banderas en términos de política de seguridad. Nosotros no queremos seguir esa línea, pero reconocemos que sobre todo en los términos de seguridad subjetiva, tal y como se mencionaba anteriormente, este tipo de dispositivos pueden ayudar. Los motivos que llevaron al anterior equipo de gobierno a la instalación de cámaras fueron varios, por un lado está el tema del centro de la ciudad como un lugar con miles de personas recorriendo sus calles a diario, siendo un lugar que concentra una enorme cantidad de los delitos, sobre todo hurtos, que se producen en la ciudad. También se trata, como en el caso del Museo al Aire Libre, de poder proteger las obras de arte expuestas en ese espacio.

El actual equipo de gobierno ha decidido a petición de la junta municipal de Tetuán la colocación de un serie de cámaras de vídeo vigilancia en el barrio de Bellas Vistas, esta decisión ha resultado difícil pues como decía anteriormente no teníamos intención de profundizar en esta línea de actuación, pero la aprobación en el pleno del distrito, la insistencia vecinal a este respecto, nos han hecho decidirnos. Además es una zona bastante victimizada en la cual resultó muerto en un tiroteo un joven hace unos meses.

¿Cuáles son las características logísticas de los dispositivos de vídeo vigilancia de Madrid, así como los objetivos de su uso?

En el municipio de Madrid la vídeo vigilancia es controlada por la Policía Municipal,  y accesible localmente en cada una de las ubicaciones donde se encuentran la cámaras. Todas las señales recibidas de las localizaciones donde se ubican cámaras se centralizan en el Centro Integrado de Señales de Vídeo (CISEVI).
Los objetivos del sistema de vídeo vigilancia son: Reducción de los tiempos de respuesta ante las incidencias detectadas; visión conjunta de todas las imágenes disponibles bajo demanda; envío de imágenes «de incidente» a dispositivos móviles; acceso a las imágenes desde otros aplicativos policiales; utilización compartida de los medios disponibles en el Centro, y detección automática de eventos.

Las cámaras deben ser autorizadas por la Delegación del Gobierno de Madrid, con informe favorable de la Comisión de Garantías de Vídeo Vigilancia, el sistema español es muy garantista en este sentido. Actualmente se encuentran autorizadas e instaladas varias cámaras en vía pública, con la siguiente distribución: Plaza Mayor, Museo al Aire Libre de Eduardo Dato, Montera-Ballesta, Latina y Lavapiés.

El sistema se complementa con carteles señalizadores que indican a los ciudadanos que entran en una zona vigilada por cámaras, de acuerdo con la ley de Protección de datos de carácter personal.

La transparencia es uno de los principios incluidos dentro de la Carta para el uso democrático de la vigilancia por vídeo. ¿Qué mecanismos prevé la ciudad de Madrid para garantizar la transparencia en cuanto al uso de estos sistemas de vigilancia, en especial de cara a la ciudadanía?

Lo primero es que cualquier persona pueda acceder a las imágenes en caso de necesidad, ya sea por haber sufrido un hurto o por haber sido víctima de una agresión sexual… este tipo de pruebas pueden ser fundamentales a la hora de resolver casos. Las cámaras de vídeo vigilancia han sido utilizadas en el sentido en el que hemos estado comentando a lo largo de la entrevista, pero también debemos de recordar que son un elemento interesante para poder aclarar malas praxis policiales. En este sentido nosotros hemos recibido diferentes solicitudes de personas que han sido víctimas de abusos policiales y hemos puesto las herramientas de las cámaras de vídeo vigilancia también a su disposición.

Una de las cuestiones que nos estamos planteando es por ejemplo, seguir el ejemplo de Rotterdam, en esta ciudad, cada vez que se instala una cámara, se invita a todos los actores correspondientes, incluyendo a los ciudadanos, a visitar el centro de control. La experiencia ha mostrado que se aprecia mucho esta política de transparencia y que está dando buenos resultados. Evidentemente también tenemos la señalética que comentábamos anteriormente y el estricto cumplimiento de la legislación estatal a este respecto.
La participación ciudadana en el desarrollo y evaluación de estos sistemas es uno de los elementos que se destaca dentro de esta Carta. ¿Qué tipo de canales de participación prevé la ciudad de Madrid en las diferentes fases de su proyecto de vídeo vigilancia (identificación de las necesidades locales, evaluación del sistema…)?

Efectivamente la implantación de las cámaras de vídeo vigilancia que vamos a realizar parte de una reivindicación vecinal, quienes nos transmiten esta cuestión como una necesidad de cara a mejorar la situación del barrio.

A la hora de realizar la evaluación, debemos diferenciar claramente cuáles serían aquellas cuestiones que se deben aclarar desde la Policía Municipal de Madrid, es decir aquellas cuestiones vinculadas a la realidad objetiva y por lo tanto que pueden ser respondidas con datos estadísticos, por otro lado y más allá de la evolución que se pueda hacer desde la propia unidad de policía municipal, debemos establecer mecanismos, quizás las entrevistas serían una buena herramienta, en las que comerciantes y vecinos de las zonas que se encuentran bajo vídeo vigilancia puedan responder a diferentes cuestiones como, ¿Cuál ha sido el impacto de las cámaras de vídeo vigilancia en la comisión de delitos en comercios?, ¿Cuáles han sido los aspectos positivos de su implantación en la zona? o ¿Cuáles han sido los aspectos negativos de su implantación?